viernes, 2 de julio de 2010

Niétoschka Nezvánova


"Hace varios años que no ha tocado el violín, ¿sabe por qué?, porque siempre que toma el arco en su mano se ve obligado a confesar en su fuero interno que no es un artista. Pero cuando abandona el arco conserva, al menos, la lejana ilusión de que no es certero su juicio. Se trata de un Utopista. Cree que de pronto en virtud de un milagro, se convertirá en el hombre más célebre del mundo. Su lema es César, o nada..."

"Afirma que su mujer es la causa de todas sus desgracias, la que lo detiene, y que cuando ella muera, él lo tendrá todo".

Niétoschka Nezvánova - Fiódor Dostoievski

jueves, 17 de junio de 2010

Batman

sábado, 24 de abril de 2010

lunes, 11 de enero de 2010

Les Luthiers

Qué dia de quiebre que es el siguiente al de mi cumpleaños, como que ya no me da la nafta para girar como en otros tiempos, el cuerpo me saca en cara no se que cosa, pero en fin, hoy me desperté tarareando un blues de Les Luthiers. Creo, que junto a Lazy Daisy, una las más grandes obras musicales de estos monstruos, que se yo...

viernes, 8 de enero de 2010

25 Watts

2 pasos hacia adelante 3 para atrás... solo ideas de 25 watts...



Estupida aclaración para nadie importante: Lamentablemente no uso ningún programa de mensajería instantánea, ni msn, ni gtalk, ni nada, ni siquiera a facebook le doy bola, quizás me gusta relatar mis aburridas desventuras personalmente y no por medios electrónicos. Una lástima, lo que ganaría por esos medios. Aunque eso nunca quite lo desubicado de mis procederes diarios. Me rio fuera de lugar y digo chistes desubicados siempre en situaciones incomodas. Mi vida es como un Copy/Paste eterno y sin ninguna gracia todo lo contrario a una historia del Cuarteto de Nos.

PD: Lo sé, todos los hombres son iguales, pero hay gente tan vulgar que se cree especial.
PD2: Pajerolos habemos en todos lados, gente estupida tambien.

jueves, 7 de enero de 2010

La hormiga voladora

Ayer mi tía me contó que estaba en la pileta y vio una hormiga voladora aterrizar, arrancarse las alas y seguir caminando.
Pensé que la hormiga frustrada, cansada de volar, sería algo bueno para hacer un cuento, el problema es que nunca logré descubrir por qué querría una hormiga arrancarse las alas. Por ahí se las arranco por refregarle a todos los que no podemos volar que ella no sólo había volado, sino que no le importaba. Quizá fue cuestión de honor. Quizá le dolían. Quizá se había enamorado de una oruga, y se arranco las alas sin saber que más adelante la oruga se iba a convertir en mariposa. Quizá todo, quizá nada. Cuestión que no me dejó contenta ninguna razón entonces ésta es mi historia.

Un día una hormiga voladora aterrizó y se arrancó las alas.


Extraido de: El JEAN LE APRIETA LA FRESA (y ella es la reina)